En el ámbito clínico o de intervención, la evaluación diagnóstica es fundamental para guiar cualquier intervención, ya que sirve para definir los objetivos terapéuticos o de rehabilitación. La evaluación pone de relieve procesos alterados, que habrá que restaurar o mejorar; y procesos preservados (sin afectación) que servirán de apoyo para fundamentar la intervención dirigida a la autonomía personal. Es impensable plantearse una intervención de calidad o iniciar el proceso de neuro-rehabilitación sin una evaluación exhaustiva que ofrezca un esquema general de las habilidades y procesos alteradas y preservadas, de su estado general y del entorno. Por este motivo, las Evaluaciones Diagnósticas en Reintegra tienen las siguientes características:

Integral

La evaluación ha de reunir información relevante sobre todos los procesos controlados por el cerebro y el Sistema Nervioso Central (SNC) en general, ya que una lesión o alteración cerebral puede potencialmente trastocar cualquiera de los mismos. Por ello se requiere la participación en la evaluación diagnóstica de un Equipo Interdisciplinar, que aglutine expertos en diferentes áreas de funcionamiento

Empleo de Herramientas Diagnósticas Estandarizadas

La evaluación ha de reunir información relevante sobre todos los procesos controlados por el cerebro y el Sistema Nervioso Central (SNC) en general, ya que una lesión o alteración cerebral puede potencialmente trastocar cualquiera de los mismos. Por ello se requiere la participación en la evaluación diagnóstica de un Equipo Interdisciplinar, que aglutine expertos en diferentes áreas de funcionamiento

Valoración de la Autonomía Personal

Un elemento común de las evaluaciones diagnósticas es señalar las repercusiones en la independencia funcional del sujeto. Las valoraciones clínicas realizadas en Reintegra se llevan a cabo de acuerdo a la Clasificación Internacional de Funcionamiento (CIF) de la Organización Mundial de la Salud, para lo cual también se evalúan los contextos y factores facilitadores o que interfieren con la autonomía personal del paciente neurológico.

Devolución de los Resultados de modo Explicativo

Como parte del proceso de evaluación, elaboramos informes explicativos que recogen por un lado los resultados objetivos alcanzados en las pruebas (para su valoración por otros profesionales, o para permitir el seguimiento en el futuro), y donde se explica de forma comprensible el resultado y conclusiones de la valoración. Así mismo, se explica al paciente y la familia de forma oral el resultado de la valoración y se aclaramos todas las dudas que surgen

La valoración diagnóstica es de especial interés para el diagnóstico precoz de patologías cuyos primeros síntomas incluyen fundamentalmente cambios en la cognición, conducta o en la autonomía personal, como es el caso de las demencias u otros procesos neuro-degenerativos, ya que su diagnóstico temprano sólo es posible si se hace una valoración con las características antes señaladas. Ante los primeros síntomas de pérdida de memoria: ¡NO DEJES PASAR EL TIEMPO! Realiza una evaluación neuropsicológica por especialistas que te aclaren el origen de los fallos de memoria y sepan orientarte.