Gracias a nuestro modelo de trabajo y dedicación exclusiva, podemos conseguir que tú o tu familiar alcancéis el máximo potencial de recuperación que la lesión cerebral nos permita. Las claves para aprovechar el máximo potencial de mejoría son el trabajo intensivo, que ha de comenzar tan pronto como sea posible.

Siendo fieles a esta filosofía de trabajo, hemos conseguido que nuestros pacientes vuelvan a caminar, a cuidar de sí mismos sin necesidad de ayuda o supervisión de un familiar, a desplazarse por su casa y su barrio con total autonomía, a que recuperen su trabajo o retomen sus estudios, a que vuelvan a desarrollar con garantías su rol de padre o madre, o lleven a cabo una vida autónoma y de calidad.

Nuestro objetivo es conseguir la máxima independencia posible de nuestros pacientes.

Nuestros pacientes hablan por nosotros

    Diego (34 años). Traumatismo Cráneo-EncefálicoRosa (41 años). Hija de Remedios (64 años, ictus hemorrágico)Alba (46 años), esposa de Fernando (tuvo un traumatismo cráneo-encefálico)
  • “¡Han sido 9 meses agotadores! Llegué en silla de ruedas y no era capaz de atarme una triste camisa… no tenía ningún control sobre mis manos, ni mi cuerpo en general. Empezamos con ponerme de pie, luego dando pasitos, caminando con bastón, y ahora ya camino sin ningún bastón ni nada… Todavía no puedo andar en bici, que es lo que más me gusta, pero no pierdo la esperanza, aún puedo mejorar más. Además, he vuelto a trabajar unas horas en la tienda de mis padres”
    Diego (34 años). Traumatismo Cráneo-Encefálico
  • “Al principio, mi marido y yo lo veíamos todo negro… tenemos tres hijos y no veíamos cómo nos íbamos a hacer cargo de mi madre, porque necesitaba atención constante las 24 horas del día. No quería meter a mi madre en una residencia, pero veía que en casa tampoco íbamos a ser capaces de aguantar a ese ritmo. En Reintegra nos aseguraron que podían ayudarnos, pero yo la verdad no lo veía nada claro. ¡Menos mal que mi marido se puso pesado con que probáramos! Mi madre ha pasado de estar todo el día en la cama, a hacer una vida normal con nosotros: aunque aún está en silla de ruedas, se viste y se asea sola, se desplaza por la casa con facilidad y me ayuda con pequeñas cosas en la cocina. Está empezando a ponerse de pie con ayuda y me dicen en Reintegra que vamos a probar a caminar en las próximas semanas. ¡Muchas gracias!”
    Rosa (41 años). Hija de Remedios (64 años, ictus hemorrágico)
  • Cuando comenzamos en Reintegra, Fernando no era capaz de acordarse de lo que había sucedido 10 minutos antes… tenía que estar permanentemente con él porque además estaba siempre inquieto y muy irritable… no lo podía dejar solo con los niños ni 5 minutos, porque acababa gritándoles por nada. Ahora, yo ya he vuelto a mi trabajo, Fernando es totalmente autónomo, prácticamente lleva él la casa y es él quien se ocupa de cuidar de los niños desde que salen del colegio hasta que llego yo del trabajo. ¡Esto era totalmente impensable hace 11 meses!
    Alba (46 años), esposa de Fernando (tuvo un traumatismo cráneo-encefálico)

El trabajo en Reintegra se basa en la excelencia profesional y en un trato cercano y personalizado, ya que el único medio para conseguir la autonomía personal del paciente neurológico es mediante la cooperación activa de los agentes implicados en el proceso: paciente, familia y el personal de Reintegra. No encontrarás otro centro u otros profesionales con mayor dedicación y tan comprometidos en el objetivo de procurar al paciente neurológico y su familia una vida de calidad. Nuestra filosofía de trabajo y principios se recogen en  los VALORES de Reintegra.

Nuestros valores

Excelencia profesional y personal

En todas nuestras actuaciones e intervenciones, que se derivan de la innovación.

Relación personal cercana y desde la empatía

Como herramienta fundamental de nuestra intervención.

Carácter activo y participativo

Del paciente y su familia en todo el proceso, como motor principal del proceso y protagonistas en la formulación de los objetivos terapéuticos

Atención individualizada

Cada persona y su familia son únicos e irrepetibles, por lo que todo el proceso de intervención gira alrededor del reconocimiento de dicha individualidad.

Modelo de empresa social

No centrado en los beneficios, sino en la responsabilidad social de prestar un servicio de calidad económicamente viable y sostenible, a personas en una situación de discapacidad o dependencia derivados de una afección neurológica