Qué debemos hacer ante un ictus
Qué debemos hacer ante un ictus
18 February, 2016
Show all

Me falla la memoria… ¿tendré Alzheimer?

¿Por qué nos falla la memoria?

Casi todos nosotros no podemos evitar cierto grado de preocupación cuando nos damos cuenta de que hemos tenido un despiste, un olvido o cualquier otro fallo de memoria. La pregunta es casi inevitable tras encadenar varios despistes en unos pocos días, y más cuando vamos cumpliendo años: “Estos fallos de memoria, ¿no serán los primeros síntomas de Alzheimer?”. Duda que casi con más frecuencia nos surge en relación a nuestros mayores (padres, abuelos).

En la mayoría de los casos lo más probable es que se trate de olvidos benignos (despistes que todos experimentamos a lo largo de nuestra vida), pero es igualmente cierto que en determinadas ocasiones sí estaremos ante los primeros síntomas de la Enfermedad de Alzheimer u otra forma de demencia. A lo largo de las siguientes líneas te facilitaré unas sencillas claves para que sepas interpretar estos signos y determinar cuándo merecen especial atención.

Me falla la memoria

¿Por qué nos falla la memoria?

¿Por qué suceden estos despistes?

A veces tendemos a ver nuestra memoria como un perfecto sistema de registro y archivo de información, por lo que si más tarde vamos a buscar dicha información y no la encontramos, enseguida señalamos a nuestra memoria con dedo acusador. Permíteme una breve explicación de cómo funciona la memoria y sus principales procesos, a los que denominaremos Filtrar, Guardar y Recuperar.

El primer proceso, y fuente de un enorme número de fallos de memoria (que no son tales) es prestar atención a lo que estoy leyendo, escuchando, haciendo… Con enorme frecuencia achacamos nuestros despistes a una mala memoria, cuando no es otra cosa que falta de concentración. Si estás leyendo una noticia en el periódico, y nada más acabar de leerla no eres capaz de resumir brevemente su contenido, tenlo claro: ¡NO ES UN PROBLEMA DE MEMORIA! Lo más probable es que mientras leías (que es una actividad que tenemos muy automatizada) tu cabeza estaba en otro sitio. Es decir, estabas distraído. ¿Cuál es el distractor más potente? Nuestras emociones. Cuando estamos preocupados, vamos con prisa, tenemos un acontecimiento importante dentro de un rato, etc. nos cuesta mucho apartar estas cuestiones fuera de nuestra conciencia, y consiguen colarse e interferir con lo que estamos haciendo, de tal forma que mientras leemos (actividad automática), es posible que a la vez estemos más pendientes de nuestras preocupaciones. En tal caso, no conseguiremos memorizar lo que hemos leído, dado que nuestro cerebro ni siquiera ha procesado esta información, porque realmente estaba atendiendo a nuestras preocupaciones. De ahí el símil del filtro: nuestra atención-concentración ha de servir para dejar pasar sólo aquella información que nos es relevante, apartando lo que no es, que únicamente introducirá interferencias. Otros distractores son los ruidos, la TV, estar pendiente de dos conversaciones a la vez, etc.

El siguiente paso, es Grabar la información en nuestra memoria. Es en esta fase donde tendemos a concentrar nuestros esfuerzos: repasando la información, relacionando esta nueva información con nuestros conocimientos previos, poniendo en marcha estrategias mnemotécnicas (asociar, categorizar, visualizar, etc.). Este es el proceso fundamental que se ve alterado en las fases iniciales de la Enfermedad de Alzheimer: la capacidad de aprender (adquirir, memorizar, registrar, grabar…) nueva información. De ahí, que a las personas con Alzheimer les resulte más fácil hablar de lo que hicieron hace años, que de lo que hicieron el último fin de semana, porque lo que sucedió hace poco no se ha grabado bien en su memoria. En las fases más avanzadas de la enfermedad, sigue persistiendo esta dificultad o incapacidad para aprender nueva información, pero además afecta a todos los procesos de la memoria y a otras funciones cognitivas: lenguaje, orientación, pensamiento lógico, psicomotricidad, etc.

El último proceso de la memoria es el de Recuperar o Recordar la información que previamente hemos almacenado en nuestra memoria: rescatar la información del fondo del cajón para ponerla sobre la mesa y poder trabajar con ella. Es muy interesante que cuando vemos que a alguien “se le ha olvidado algo” no está muy claro si es que no consiguió Grabar la información, o sí la grabó pero ahora no puede Recuperarla. Para resolver esta cuestión, lo mejor es dar pistas o claves de recuerdo, de tal forma que si la información está guardada en la memoria, consiga aflorar. Cuando se trata de nosotros mismos, con frecuencia sabemos distinguir cuando sabemos algo, pero no somos capaces de recordarlo; o realmente esa información nunca se almacenó en nuestra memoria. El segundo caso sería un problema con el proceso de Grabar, y el primero con el de Recordar.

Si consistentemente la persona experimenta dificultades para Recordar, también puede ser derivado de un problema neurológico o una demencia, aunque no sea la Enfermedad de Alzheimer (por ejemplo, Parkinson).

Recuerda, los tres principales procesos de la memoria son Filtrar, Guardar y Recuperar. Filtrar se relaciona con la atención, Guardar con la capacidad de aprendizaje, y Recuperar con la capacidad de recuperar información adquirida. El problema del Alzheimer surge en el guardado, y se evidencia en la no recuperación de la información.

No recuperar información puede tener otros motivos diferentes al no guardado de ésta, por ello, los neuropsicólogos utilizamos diferentes técnicas para detectar el origen, hacer un diagnóstico fiable y diseñar el proceso de rehabilitación adecuado. Porque la buena noticia, es que en muchos casos, estos problemas de memoria son mejorables, o al menos podemos reducir su impacto en la vida diaria.

reintegra
reintegra
Reintegra es un centro de neuro-rehabilitación en Oviedo especializado en la recuperación funcional de personas que han sufrido una lesión cerebral, como ictus, traumatismo cráneo-encefálico, tumor cerebral, encefalitis y otras; y de personas que comienzan a experimentar pérdidas de memoria, enfermedad de Alzheimer u otra demencia.

Comments are closed.